¿Qué es el Decreto Ley que regula el trabajo a distancia?

 

El 22 de septiembre se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el Real Decreto-Ley que regula el teletrabajo, la forma de empleo más importante ante la crisis desencadenada por COVID-19, que ahora, al menos en España, formaliza legalmente los derechos que los teletrabajadores merecen en el ejercicio de su actividad profesional a distancia, poniendo en igualdad de condiciones a las personas que trabajan cara a cara.

En este artículo resumimos las medidas que propone esta normativa, para que si actualmente se trabaja en una empresa que trabaja a distancia, se pueda estar al corriente de los derechos que le corresponden como teletrabajador.

¿Qué aspectos contempla el Decreto Ley que regula el trabajo a distancia?

Como medida para promover mejores acuerdos contractuales mutuos entre empresas con operaciones a distancia y empleados a distancia, así como para contar con un marco de referencia relevante en términos de derechos de los teletrabajadores, los aspectos contemplados en el Decreto Ley que regula el empleo a distancia son los siguientes.

Definición de teletrabajo

El reglamento determina que el teletrabajo definido es cualquier trabajo realizado durante un período de referencia de tres meses por lo menos durante el 30% de la jornada laboral o un porcentaje proporcional equivalente según la duración del contrato de trabajo.

Limitaciones

En los casos en que el acuerdo contractual se celebre con menores, o en el marco de contratos de prácticas, se establece como norma que el teletrabajo debe garantizar, como mínimo, el 50% de la prestación de servicios presenciales, sin perjuicio del desarrollo telemático, en su caso, de la formación teórica vinculada al mismo.

Igualdad de oportunidades y no discriminación

En este artículo (número 4 del Decreto) se establece que los teletrabajadores tendrán los mismos derechos de igualdad y no discriminación que los que realizan actividades laborales para las empresas en el lugar de trabajo, de manera que no sufrirán ningún daño en ninguna de sus condiciones de trabajo, incluyendo la remuneración, la estabilidad laboral, el horario de trabajo, la formación y la promoción profesional.

Flexibilidad y derecho a desconectar

Los teletrabajadores tendrán derecho a la desconexión digital fuera del horario de trabajo y permiso para flexibilizar el servicio en los términos establecidos en el acuerdo de teletrabajo y la negociación colectiva. Además, se permitirá la flexibilidad de espacios en situaciones de dificultad para el adecuado desarrollo de la actividad de teletrabajo que requieran el cambio de un servicio presencial a otro que incluya el teletrabajo.

En ningún momento estas causas podrán justificar la extinción de la relación laboral o la correspondiente modificación de las condiciones de trabajo.

Agilizar los procedimientos para la Renta Vital Mínima

La extensión de los efectos económicos retroactivos a las solicitudes presentadas hasta el final del año, la ampliación del plazo máximo de resolución y notificación de las solicitudes hasta 6 meses, la garantía de tramitación de todas las solicitudes recibidas hasta ese momento, la supresión de la obligación previa de inscripción en los Servicios Públicos de Empleo para solicitar la prestación en determinados casos concretos y, en general, la rápida modificación de los procedimientos de gestión, son algunas de las medidas que este decreto-ley propone para simplificar considerablemente los procesos de obtención de la concesión del salario mínimo vital.

Para ver la totalidad del Real Decreto-Ley 28/2020, pulse aquí.

 

Deja un comentario